lunes, 20 de abril de 2015

Un diccionario para las palabras bellas



Comienzo la semana con una de mis grandes pasiones, que es descubriros, como reza el subtitulo de mi blog, cosas que me gustan del arte. Hoy os voy a presentar un diccionario muy especial, porque no recoge ni los vocablos propios de un idioma ni sinónimos o antónimos, sino algo mucho más hermoso: las palabras de diversas lenguas que han resultado especialmente hermosas o curiosas para su autora, la ilustradora colombiana Natalia Swarz. Muchas de ellas no existen en español y es una autentica pena, pues transmiten sentimientos o expresan emociones que todos hemos sentido en algún momento de nuestras vidas. Además, Natalia no recoge simplemente estas palabras sino que las presenta dentro de recuadros de colores con un cuidado diseño, producto de su formación en este ámbito. En su blog se define como una curiosa empedernida apasionada por la fotografía Polaroid, el dibujo y los viajes, y sin duda estas tres pasiones las ha  combinado en su diccionario. El blog, http://nataliaswarz.blogspot.com.es/, os permitirá aproximaros en mayor medida a su trabajo y a sus pensamientos, pues varios de los posts se centran en lo que significa el oficio de ilustradora.

Desde pequeña, Natalia admiraba el trabajo de su madre en Cali, Colombia, quien se dedicaba a la pintura, de ahí que el dibujo sea un elemento constante en su producción. Proviene de una familia de artistas, pues su hermana es fotógrafa. Ella, además de la ilustración, dedica una gran atención en su obra a los textos que las acompañan, para crear dibujos que comuniquen, tal y como hace en su diccionario. Ella misma ha confesado que toda su obra procede de sus pensamientos o de sus vivencias. Se confiese una romántica, deseosa de transformar incluso las experiencias negativas en algo “bonito”, en su caso, dibujos, y ciertamente su obra tiene un toque naif que remite a un mundo de belleza e inocencia. Sus ilustraciones acostumbran a estar llenas de color, letras de canciones y poderosos recursos imaginativos, con cierto punto adolescente, como ella misma ha reconocido.

Pero volvamos al proyecto del diccionario del que os hablaba al principio. Es una pena que se trate, por así decirlo, de un proyecto inconcluso, pues Natalia se quedo únicamente en diez palabras, pero tienen tanta fuerza que no puedo por menos que presentaros algunas de ellas e invitaros a imaginar otras:

Una de mis favoritas, porque creo que a todos nos ha pasado en alguna ocasión, es la expresión francesa “l  esprit d escalier”, que expresa el sentimiento que tenemos al final de ciertas conversaciones, cuando pensamos en todo aquello que tendríamos que haber dicho y no dijimos. En el mundo del arte sería muy útil contar en español con algún equivalente del griego “meraki”, que significa algo así como hacer algo con alma, creatividad y amor, sin duda tres ingredientes fundamentales para cualquier proyecto exitoso.
Mucho más triste es otra expresión del francés que también recoge este particular diccionario: “douleur exquise”, o el dolor desgarrador de querer a alguien a quien no puedes tener. Todos hemos sentido en algún momento de nuestra existencia esa sensación.  Y volviendo al mismo idioma, el vocablo “retrouvailles”, que expresa la felicidad del encuentro después de mucho tiempo sin verse.



Como veis el diccionario de Natalia es una oda a la riqueza lingüística y a las diferencias culturales que permiten expresar la idiosincrasia propia de un territorio o que posibilitan que podamos tomar prestados términos que no existen en español pero que expresan realidades sobre las que seguro hemos pensado en muchas ocasiones. Os invito a que deis una vuelta a vuestra cabeza y penséis, porque seguro que conocéis otras muchas. Tambien es posible dar la vuelta a la tortilla y pensar en la riqueza idiomática del español para expresar conceptos que no existen en ninguna otra parte del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario